Gema Segura


Grupo Puja

Se me fue la inspiración – Gema Segura

  • AUTOR:

    Gema Segura

  • FECHA

    21 marzo 2022

  • CONTACTO

Se me fue la inspiración

Yo me inspiro a través de un cuadro, de una poesía o de una canción. Me inspiro por el perfume de una flor, por un recuerdo, por un suspiro. Me inspiro en la calle cuando casi ni me doy cuenta y me inspiro mirando el mar.
Puedo estar en un bar lleno de gente y mientras tomo el primer sorbo de café llega esa inspiración que no busqué. Y, otras veces, necesito el más absoluto silencio de la noche, de un bosque o de un rincón.
He creado grandes obras a partir de cuadros que me inspiran y dramaticé el Guernica y la libertad guiando al pueblo. La música también es un buen punto de partida para abrir la imaginación hacia otras puertas y también llevé a los escenarios dramaturgias creadas a partir de Celia Cruz y de Nina Hagen. La poesía sigue siendo la reina de la inspiración y llevé a los ángeles de Alberti al teatro contemporáneo como pura reivindicación.
Las grandes obras nos abren a más grandes obras. Por eso siempre llevo un Quijote bajo el brazo, por eso los versos de García Lorca los mantengo frescos y vivos en mi memoria y en mi dicción.
Muchas veces una piedra mal colocada en el camino es el pie para abrir esa conexión, donde el mundo imaginado se funde con tus conocimientos y con tu corazón. Puede ser una piedra, una pluma, una mirada, una palabra, una sílaba, una sola letra que resuena como un soneto que ha de venir.
Leo a grandes filósofos de ayer y de hoy, escucho a los filósofos de calle que no saben que lo son porque, a veces, son matemáticos o carpinteros de profesión. Me inspiro en la belleza de lo bello y de lo feo, me inspiro en mi familia y en el trasiego de caminantes dentro de una estación.
Es el vuelo de un pájaro, es mi propio vuelo con arnés, es un caminar descalzo y es el no parar de caminar.
Me inspiro y escribo sobre lo que tengo delante, lo que me viene dado que no es magia sino prestar atención.
Me fijo en las pequeñas cosas, en una gran tragedia me fijo que al fondo hay un jarrón, me fijo en una nube pasajera, en el repicar de una campana y en el suspiro a destiempo de mi hermana. Después uno los cabos y escribo, y me dejo volar hacia donde me lleven mis dedos y esa inspiración que sigue sin ser magia.
No soy tan romántica porque me inspiro también en el precinto de una caja, en lo vieja que es la cuchara del bar, en un neumático, en una legaña o en una voz desafinada.
En un periódico me dicen que me inspire y el frágil papel y su tinta buenas obras me traerían si pudiera tocar su textura, si pudiera rasgar una noticia que quiera recordar, incluso, si lo pudiera enrollar y a modo de bate lo pudiera usar.
Hoy sólo tengo un periódico virtual lleno de noticias que no me interesan, que me incomodan, que no me creo y que no me inspiran. Llevo una hora intentando encontrar una noticia que sea mi punto de partida, llevo una hora pasando páginas con el dedo, llevo una hora perdida en la que no encuentro mi verdad. Porque esta no es mi consigna, no es donde me inspiró mi encuentro camino creativo ni de paz.
Mi respiración se acelera cuando vuelvo a leer noticias de Venezuela. Mi rencor se agrieta ante las noticias de la muerte del Mar Menor. A los políticos de este país ya no les creo y a la prensa que es pagada por ellos menos. Hay una sección cultural que sólo es un embudo de la realidad y ya sólo me queda el crucigrama y las esquelas de las que no pienso hablar.
Mi consigna, la que me mueve y me remueve, no está en la prensa aunque lo intenté. Solo vengo a dejarlo claro, a dejármelo claro a mí.
Por eso prefiero hoy no escribir.
Me quedo acariciando a mi gato que me comprende y me corrige la ortografía y alguna acentuación.

 

Gema Segura  

Grupo Puja

SÍGUENOS O CONTACTA CON NOSOTROS
¡TE ESPERAMOS!

email: murciaculturalpalin@gmail.com